Peligros a los que nos exponemos al utilizar nuestro celular

La penetración de los celulares en el mercado es enorme y en la actualidad el tráfico de Internet ya es mayor desde dispositivos móviles que desde ordenadores. Esto está causando que los desarrolladores de software malicioso se alejan de los ordenadores y se estén centrando cada vez en los móviles, especialmente en los smartphones.

Debido a este movimiento, son cada vez más los peligros a los que nos exponemos siempre que utilizamos un teléfono móvil. Ataques de phising, apps que aparentemente son nocivas pero que incluyen diferentes mecanismos para robar datos del usuario o hacer cobros fraudulentos, suscripciones a servicios premium que pueden costar varios dólares a la semana al usuario, intervención de las comunicaciones de un usuario (llamadas, mensajes, datos de navegación por Internet, etc, etc, etc…).

Es por ello que el sentido común a la hora de utilizar nuestros dispositivos móviles es muy importante. Nunca debemos instalar apps de las que no conocemos su procedencia y, aún conociéndola, debemos tener cuidado, ya que en algunas ocasiones la Play Store o la App Store han alojado apps que contenían funciones ocultas. Tampoco debemos conectarnos a cualquier red WiFi pública, ya que no sabemos quién más podría estar conectado en la búsqueda de datos de usuarios al azar.

¿Es realmente fácil atacar un smartphone?

Un ejemplo que me gusta utilizar para mostrar lo fácil que es espiar un celular, es ver la cantidad de software comercial que está disponible y que podemos utilizar para este fin. En el sitio espiar-movil.es podemos ver un listado muy completo de aplicaciones que sirven para este fin. Cada una de ellas tiene unas características diferentes, pero prácticamente todas comparten funciones en común como: registro de llamadas, espiar SMS, espiar la navegación web, espiar WhatsApp o rastrear el móvil a través del GPS para conocer su ubicación en cualquier momento.

Cualquiera puede comprar una licencia de estas aplicaciones, instalarla en nuestro celular en un momento que no prestemos atención y seguir todos nuestros pasos de cerca sin que nosotros nos enteremos de nada.

Desde estas líneas pedimos cuidado. Nuestra privacidad está en peligro y lo mejor que podemos hacer para conservarla es tener sentido común cuando utilicemos nuestros dispositivos, especialmente con comunicaciones sensibles o si en el dispositivo guardamos datos que podríamos considerar confidenciales (algo que, en cierto modo todos hacemos: fotos, emails, accesos a banca electrónica, etc, etc…).

En el siguiente vídeo podemos ver al hacker Chema Alonso, explicando una técnica para robar información de un móvil y como, en cuestión de dos minutos, consigue acceder a las fotos del propietario del móvil.

¿Te has encontrado en alguna ocasión con una situación desagradable debido a un fallo de seguridad en tu dispositivo? ¿Te ha entrado algún malware en tu móvil?